miércoles, 21 de febrero de 2018

Más de lo mismo

 
Foto (Internet)
 
 
con pequeños matices, más de lo mismo...
 
Bueno, pues parece que, con pequeños matices, lo que tenemos por delante de nosotros es más de lo mismo, en lo que se refiere al temporal de nieve y frío que estamos padeciendo; es cierto que en unos lugares con más intensidad y contundencia que en otros, pero que a todos nos toca de una u otra manera.  Y que, visto lo visto, pareciera cumplirse aquello de “si no quieres taza, taza y media”; y suma y sigue.
 
Y es que llevamos ya demasiados días con esa insistencia del elemento nieve en hacerse presente y, además, con qué contundencia en según qué lugares. Que hasta los más viejos del lugar decían no recordar una situación tan prolongada; en tanto que en otros sitios asumían que la situación era la habitual casi cada año por estas fechas; y en algún otro, que no han visto caer la nieve más que a través de las imágenes de televisión –como es el caso de nuestra capital-, no le haríamos ascos a encontrarnos una mañana al amanecer, con una ligera capa de nieve cubriendo parques, calles y tejados, justo el tiempo necesario para que nuestra retina se impregnase de su particular belleza y plasmarlo todo con algunas fotografías para el recuerdo, algo que, por fin, hemos podido ver materializado a pequeñas ráfagas en algunos instantes muy concretos.
 
Pero claro, eso de disponer de la nieve a nuestro antojo, a la carta en la práctica –algo así como se hace con la nieve artificial en las grandes pistas de esquí-, no es lo habitual por estos lares, que andamos mirando al cielo casi constantemente, para adivinar lo que éste nos deparará en muchos momentos.
 
Y, de otro lado, más de lo mismo, también, en lo tocante al escenario político en el que, tristemente, nos estamos moviendo de un tiempo para acá; con especial incidencia en cuanto a la crisis catalana, con repercusión clara allende sus límites territoriales.  Donde, a pesar del paso de los días, apenas se mueve nada más allá de las declaraciones rimbombantes de unos y de otros, pero sin proyección práctica de futuro en cuanto a la salida del atolladero creado. 
 
 
Así que, por ello, más de lo mismo a las espaldas. 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 21/02/2018)
 
 
 


miércoles, 14 de febrero de 2018

Fríos y nieves



dejando por contra unos paisajes de postal verdaderamente bellos a la contemplación...


Llevamos últimamente unos días en la cuenta personal de cada uno de nosotros, en los que a nuestro alrededor sólo parece hablarse de temas relacionados con fríos, nieves, lluvias, carreteras cortadas, coches atrapados en algún tramo de estas carreteras, máquinas quitanieves, palas…; así como con abrigos, gorros, bufandas, guantes…; habida cuenta de que el invierno parece estar mostrándonos su peor cara en estas últimas semanas –y ¡nos lo queríamos perder!-, y en toda nuestra piel de toro en general, así como en las islas de ultramar, sin prácticamente excepción.


Y es que, en casi ninguno de todos estos territorios patrios, por muy alejados que estos estén, habrán podido estos días verse libres del ataque en extensión de un determinado y concreto fenómeno atmosférico adverso –cuando no varios-, y en su momento seguramente más agresivo.
 

El caso es que, salvo raras excepciones –cuál es el ejemplo palpable de nuestra capital, que seguro hubiese recibido de buen grado algunos copos de nieve-, mirases por donde mirases algunos kilómetros alejado de la capital, sólo veías nieve y más nieve, montoneras de nieve...  Ya fuese situado en el lugar en concreto, ya a través de las imágenes de los diferentes noticieros de televisión, que incluso interpretaban la noticia de la nieve caída en muchos de estos territorios como de máxima relevancia, y abrían sus informativos con una amplia información sobre la misma.
 

Claro, narrando también a continuación algunos de los inconvenientes y contratiempos que su presencia en grandes cantidades produce en nuestro día a día, al quedar la vida y la actividad del lugar un tanto atrofiada e incluso paralizada durante algún tiempo. 
 

Pero eso sí, dejando por contra unos paisajes de postal verdaderamente bellos a la contemplación en cualquiera de estos sitios.  Aparte de contribuir a acumular un importante número de litros del ansiado elemento líquido en nuestros pantanos y grandes y pequeños acuíferos, que estaba escaseando ya a marchas forzadas y convirtiéndose casi en una preocupación de máxima importancia.
 

Así que todo queda como “miel sobre hojuelas”, nunca mejor dicho.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 14/02/2018)
 
 


 

 

 

 

 

miércoles, 7 de febrero de 2018




Es el caso de alguna que otra inversión económica que se está fraguando en el Norte provincial...

La verdad es que, siguiendo la actualidad del día a día, se advierte bien a las claras que el panorama que se nos muestra a ojos vista no puede ser más desalentador, tanto aquí a nivel local y provincial, como en las dos grandes áreas de nacional e internacional.
 

Y es que, sin ir más lejos, simplemente recorriendo nuestra Calle Mayor –zona comercial por antonomasia-, no se nos escapa a la contemplación el alto número de locales comerciales cuyo negocio concluyó prematuramente y se vieron abocados al cierre de sus puertas; con la consiguiente merma en el tejido económico de servicios y el pase a la situación de desempleados de sus trabajadores.
 

Trabadores que, en no pocas ocasiones, se ven obligados a abandonar nuestra provincia en busca de un trabajo necesario para subsistir.  Cuando no son nuestros jóvenes, bien preparados tras largos años de estudios, los que, en un goteo constante, deben partir hacia otras tierras en busca de un futuro profesional que, este lugar donde nacieron, no les ofrece ni les garantiza en un futuro inmediato.
 

Y, por supuesto, sin tocar el tema político, donde las cosas no sólo es que sean desalentadoras de por sí, sino que están alcanzando unos límites insostenibles ya de esperpento y ridiculez extremos.
 

Claro que, de vez en cuando, saltan a los informativos, algunas noticias que, habida cuenta de su positividad, vienen a ofrecernos la otra cara de la moneda; abrigando alguna esperanza que es recibida con los brazos abiertos. Es el caso de alguna que otra inversión económica que se está fraguando en el Norte provincial tratando de dinamizarlo y darlo una progresión mayor.
 

Y en este mismo sentido, algo que ha circulado estos días en algún medio de comunicación sobre la posible instalación en nuestro país de la estadounidense empresa TESLA, fabricante de vehículos eléctricos; y que, según esa información, las ciudades de Palencia y Valladolid tendrían ventaja sobre el resto para acoger la misma.  Y es que hay que recordar que Palencia ya se postuló para ser su receptora. A ver si al final nos llevamos nosotros el gato al agua, porque la competencia es mucha.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 07/02/2018)
 

 

 

    

 

 

viernes, 2 de febrero de 2018

A la Morenilla





Canta el ruiseñor porque está alegre,

sin saber que con su canto nos confiere vida;

y los palentinos te cantamos con fe cada día,

cuando pasamos junto a tu refugio, ¡Madre!.
 

Palencia entera hoy te canta,

a la par que te quiere, te reza y de implora;

cuando en el discurrir de sus días está contenta,

pero también cuando está triste y afligida.
 
 
Y en este dos de febrero, ¡Madre!,

Tú que eres Patrona y bienhechora nuestra,

acude presta a nuestra llamada,

que necesitamos tu intercesión ante el Padre.
 

Para que aquellos que nuestros pueblos rigen,

encuentren paz y sosiego en sus quehaceres,

y nos otorguen sabias y valiosas decisiones

cuando de ejercer su mandato traten.
 

Y así, todos juntos en Comunidad,

acudiremos este dos de febrero, ¡Madre!,

a mostrarte nuestros respetos con humildad

al tiempo que tu favor será menester rogarte.

 

                                                   José-Javier Terán Díez.

 

 

 

miércoles, 31 de enero de 2018

A por febrero



Pero el día de fiesta nos recompone de momento la situación…


Bueno, pues hoy finaliza por fin éste, según el general sentir, “largo” mes de enero; del que decíamos hace poco se estaba haciendo casi interminable en la sucesión de sus días, quizás influenciados un poco, entre otras cosas, por el marchamo que desde hace algún tiempo le viene acompañando: la famosa “cuesta de enero”.
 

Total, que mañana nos levantaremos siendo febrero en nuestro calendario de los días. Y lo haremos, seguramente, por estos lares palentinos con una pequeña sonrisa en el rostro, pues estaremos en vísperas de una gran celebración festiva.  Nada más y nada menos que la que honra a nuestra Patrona, nuestra popular “Virgen de la Calle”, de profunda devoción entre los palentinos en su templo capitalino.
 

Y claro, con una fiesta así, llegado el día nos pondremos nuestras mejores galas para salir a la calle, acompañaremos, junto a gigantes y cabezudos bailando al son de la dulzaina y el tamboril a nuestra Patrona en su procesión hasta la catedral, imploraremos su protección para nosotros y nuestros hijos; y tras depositarla de nuevo en su hornacina en el templo que la acoge, haremos votos para que el año próximo todos nosotros volvamos a estar frente a ella.
 

Pero la cosa no acaba ahí, porque a continuación, con la fiesta popular inundando ya la ciudad y reclamando nuestra presencia, nos meteremos de lleno en ella y disfrutaremos de cada una de sus horas, apostando por las tradiciones más nuestras en el común de los festejos.
 

Mientras, en los exteriores -en el resto del país que no es la capital palentina, y en el mundo en general-, la vida continuará su ritmo de jornada laboral ordinaria; abierta por tanto a los problemas y los conflictos del día a día, que será menester encarar.


Resultando en el cómputo final, que se van resolviendo unos, posponiéndose hasta mejor momento la solución de otros y creándose en ocasiones un cierto pesimismo, cuando no desinterés en el común de la ciudadanía, que no sabe a qué carta quedarse, porque observa con harta frecuencia cómo lo suyo no aparece resuelto, ni siquiera en un futuro inmediato.
 

Pero el día de fiesta nos recompone de momento la situación…
 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 31/01/2018)
 

 

 

 

 

 

miércoles, 24 de enero de 2018

Atrapando el tiempo




Que remontado el mes, no obstante, las cosas ya se verán con mayor optimismo


Se está haciendo un tanto largo este mes de enero –frío y lleno de fenómenos meteorológicos adversos como él sólo atrae-, que nos envía por delante casi cinco semanas completas en la sucesión de sus días.  Y que, por aquello de la tantas veces referida “cuesta de enero”, a buen seguro que para la mayoría se nos está haciendo un tanto cuesta arriba y casi casi interminable.  Algo influirá también en ello el ser el primero del año, probablemente.
 

El caso es que, nos pongamos como nos pongamos, no podemos zafarnos de él, porque enero es la puerta del resto del año y a su través deberemos pasar todos para continuar viviendo los siguientes meses en la sucesión de los días del calendario.
 

Que remontado el mes, no obstante, las cosas ya se verán con mayor optimismo, es de suponer.  Pues febrero –nuestro “febrero mocho” que sólo tiene 28 días-, comienza para nosotros, los palentinos, con una fiesta muy querida y esperada, las Candelas.  Luego, llegarán los carnavales, días de juerga y diversión a troche y moche.  Y ya casi a continuación –por infundir optimismo que no quede-, la Semana Santa y sus días de asueto y vacación que, por cierto, seguro que ya alguien estará en proceso de su adecuada programación, no vaya a ser que más tarde se nos eche el tiempo encima y nos quedemos compuestos y sin novia –léase viaje por esos otros mundos de ahí fuera...-.
 

Así que, con la preparación de toda esa retahíla de acontecimientos, quién más, quién menos se entretendrá lo suyo y lo de los demás, y notará cómo el tiempo, tan reacio a transcurrir con una cierta ligereza en los oscuros y tristes días de enero, volará prácticamente llegando estas fechas.


Y claro, si a ello le añadimos que ya para cuando esto último suceda, los días habrán ganado en horas de luz, el tiempo atmosférico andará algo más asentado y la primavera, con su colorido tan especial, se dispondrá a dar sus primeras alegrías al personal; el tiempo no sólo volará, sino que se nos escapará de entre las manos como una exhalación, prácticamente sin apreciarlo.
 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 24/01/2018)
 

 

  

 

 

 

 

miércoles, 17 de enero de 2018

Enfilando Enero

Foto Cadena SER (Internet)
 
 
Ciudadano que, por todo ello, comienza a estar ya un tanto cansado de tantos dimes y diretes de uno y otro lado...
 
Ahora que enfilamos ya el mes de enero en caída libre, casi, por aquello de que no sabemos muy bien hacia dónde nos llevará en la sucesión de sus días, a pesar de que todo el mundo está ya en sus puestos –que es donde tiene que estar-, tratando de conducirlo de la mejor manera posible con manos se supone que expertas al volante, y pidiendo la colaboración de todos para llegar a buen puerto –con el permiso de su “blanca majestad” la nieve-, se nos cruza por delante nuevamente el asunto de Cataluña; que no es que hubiera desaparecido de la actualidad nacional por resuelto, sino que, antes al contrario, andaba medio adormilado por ser las fechas que eran, con algunas salidas a la palestra estos días, no obstante, cargadas de más de lo mismo, eso sí.
 
El caso es que la actualidad fluye estos días a gran velocidad en el aspecto político –quizás por efectos de la nieve y la lluvia de estas últimas jornadas, que hacen que los ríos bajen cargados de aguas más bien turbias y revueltas-, con noticias de uno y otro signo, confirmados y desmentidos, réplicas y contrarréplicas de una y otra parte; sin que, a la postre, el ciudadano de a pie sepa muy bien a qué carta quedarse.
 
Ciudadano que, por todo ello, comienza a estar ya un tanto cansado de tantos dimes y diretes de uno y otro lado, sin visos de ningún tipo de solución a la vista. Y vuelta a lo mismo de la vez anterior, y vuelta a marear la perdiz para al final no haber lugar a salir del atolladero ni a la de tres.
 
Que hoy que es San Antonio Abad, más conocido por todos como San Antón, por su tradicional y popular fiesta de la bendición de los animales, el Santo protector de nuestras mascotas interceda y medie en el conflicto territorial y político que nos trae a mal traer a muchos, y nos ayude a ponerle un final dialogado y pactado entre las partes, en el que la convivencia entre unos y otros no sea hostil, sino de personas que van en el mismo barco.     
 
Difícil se presenta la misión, a la vista de los acontecimientos, pero no habrá que desesperar porque, posiblemente, en peores plazas se habrá toreado, valga la expresión taurina.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 17/01/2018)