miércoles, 13 de junio de 2018

Hablando de lo nuestro

 
Foto "Diario Palentino"
 
 
este tipo de música y sus instrumentos, seguirá estando presente en el sentir y el alma del pueblo...
 
 
Entre las novedades, dignas de destacar, que nos dejó la última Feria Chica recién celebrada por aquí, tuvo un especial eco –no en vano se trata de música-, el primer encuentro de dulzaineros.  Que, venidos desde diferentes puntos de la geografía patria, nuestra ciudad acogió; para estar con nosotros toda una jornada y mostrarnos su buen hacer en ese terreno de nuestra música más tradicional.
 
Una cita para amantes e intérpretes de este instrumento musical tan de nuestra tierra que, en un elevadísimo grupo de ellos junto con redoblantes y cajas –rondando los 200 en números redondos-, alegraron la ciudad durante la jornada festiva.
 
Si desde siempre se ha dicho que allí donde hay música, hay alegría y hay fiesta; este numeroso grupo de músicos amantes de tan tradicional instrumento, vinieron dispuestos a demostrarlo; haciéndose desde el primer momento con el público palentino, que les dispensaría sonadas ovaciones, porque consiguieron alegrar con sus músicas la jornada del sábado al estilo tradicional.
 
Músicas, algunas muy conocidas y otras quizás no tanto, que retumbarían de manera especial y casi única cuando, en varios de sus animados desfiles, el grupo de músicos recorría nuestra Calle Mayor haciendo sonar al unísono todos y cada uno de sus instrumentos, encontrando un eco sonoro excepcional cuando el sonido se colaba raudo por entre las columnas y paseaba bajo los soportales.
 
Llamando bastante la atención el hecho de que, entre los componentes del amplio grupo, podía advertirse la presencia en número considerable de personas jóvenes de ambos sexos, pero con un gran dominio ya de la dulzaina o la caja.  Lo que propiciará con toda seguridad que, en el futuro próximo, el sonido de estos instrumentos no se pierda en la noche de los tiempos.
 
En una tierra como la nuestra, rica en folclore, el que se haya producido esta tan numerosa concentración de dulzaineros de manera tan natural, nos puede llevar a pensar que la tradición en cuanto a este tipo de música y sus instrumentos correspondientes, seguirá estando presente en el sentir y el alma del pueblo de las próximas generaciones.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 13/06/2018)
  
 


miércoles, 6 de junio de 2018

La alegría va por barrios



Porque la alegría va por barrios, que diríamos en nuestro ámbito más íntimo...


Ha pasado lo que ha pasado en el ambiente general del país este último fin de semana, en el inicio de este junio al que sin cortapisas posibles se le demandará y exigirá por todos los medios un cambio radical en el proceder en general, y nosotros con estos pelos, pillándonos de fiesta. Eso sí, una fiesta sin grandes estridencias ni excesivos bullicios; un poco para ir engrasando la maquinaria cara a los días grandes de San Antolín.  Pero fiesta a fin de cuentas.
 

Y según para quién, celebrándolo con grandes alharacas o tratando de olvidarlo; dependiendo de cada cual, claro.  En uno u otro caso, bajo el marco de la fiesta, que acompañará celebraciones o ahogará penas; así es la vida.  Porque la alegría va por barrios, que diríamos en nuestro ámbito más íntimo.
 

Barrios palentinos que, por cierto, ahora que ha pasado nuestra Feria Chica –ensayo a pequeña escala de la que será, a nivel de espectáculos y demás animaciones feriadas, nuestra próxima feria grande-; tomarán de inmediato el relevo, uno tras otro sin solución de continuidad, en unos días de bulliciosa y jaranera confraternización entre vecinos y gentes de otras procedencias que hasta allí quieran llegarse para unirse a la fiesta. Pero eso sí, con un ojo puesto en el devenir del país, que está en vilo tras precipitarse los acontecimientos.
 

Fiestas de nuestros barrios que, de alguna manera, tomarán el pulso a la ciudad desde otro punto de vista y otra perspectiva diferente al día a día laboral.  Aprovechando, en ocasiones, la representación vecinal el momento de la celebración para reivindicar ante las autoridades municipales allí presentes - y dado que el Carrión pasa por Palencia-, las carencias o deficiencias de su particular parcela ciudadana a su forma de ver.  Y, ¡cómo no!, habida cuenta de los momentos tan especiales que se viven en medio de actos alegres y distendidos en un sentir general de fiesta, con una probabilidad elevada de obtener alguna respuesta positiva; aunque en el fondo sean en ocasiones verdaderos cantos de sirena para tratar de salvar el momento y el “aquí te pillo, aquí te mato”...


Pero que la fiesta no decaiga.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 06/06/2018)
 
 

 

 

 

miércoles, 30 de mayo de 2018

Por si era poco...




...en otros aspectos de la vida pública, estamos viendo cómo las aguas bajan mucho más revueltas hoy que ayer.



Ahora que –una vez cumplida su misión, cabría entender que con un cierto éxito-, mayo está a punto de escaparse de nuestros dominios calle abajo hasta perderse en la sima de los meses transcurridos, dejando tras de sí, seguramente, un poco de todo a nuestro alrededor; esto es, algo desfavorable y antipático, todo cabe, pero quizás también mucho bueno y provechoso, según y conforme; dependiendo en realidad en gran parte de las expectativas que cada cual puso en el transcurrir de sus días y que al final habrá visto si se cumplieron o no; pareciera que por fin hubiésemos dejado atrás definitivamente al largo y peliagudo tiempo de invierno, si bien el orden lógico de las estaciones nos indicase hace ya un tiempo que iniciábamos el turno de la primavera.
 

Aunque lo cierto y real, es que ha sido en este mes de mayo cuando parece que, por fin, nos hemos ido despojando –prendas de vestir en primer lugar-, del encorsetamiento al que la rutina de los días nos habían ido avocando casi sin remisión, a la vista del mismo paisaje, árido, frío y repetitivo a más no poder; y saliendo de las garras del crudo y perezoso tiempo invernal. Y así, con una tónica bastante parecida un mes tras otro, desde que abandonásemos –allá por el plácido septiembre-, el verano de nuestros chapuzones y nuestras conquistas junto al mar.
 

Claro que, en otros aspectos de la vida pública de nuestro día a día, pareciera que, a pesar del tiempo transcurrido, no hubiésemos salido todavía del túnel negro y oscuro en el que los momentos del pasado y las circunstancias sobrevenidas nos metieron de cabeza; y, por contra, estuviésemos todavía a años luz de la resolución de un sinfín casi de conflictos de orden social y político con los que andamos peleándonos desde hace algún tiempo.
 

Y, en este sentido y para enciscar más la situación, estamos viendo cómo las aguas bajan mucho más revueltas hoy que ayer –haciendo buena la famosa ley de Murphy-.  Y más que lo harán, reconocen unos y otros –políticos y gente común de la calle-, tras los últimos movimientos que se están produciendo en el ambiente político del país.  Por si era poco lo que teníamos.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 30/05/2018)
 

 

 

 

 

 

 

miércoles, 23 de mayo de 2018

Por nuestros campos

 
 
entremezclándose la exuberante vegetación del camino con las tierras de labor...
 
 
Con el campo en plena ebullición en estos momentos, los sembrados tirando fuerte hacia arriba gracias a las últimas lluvias de la temporada –augurando una satisfactoria cosecha- y las avecillas de estas campiñas mostrándose alegres y cantarinas al recibir desde las primeras horas de la mañana los cálidos rayos de sol del nuevo día, en tanto, a la par, van dando por finalizada su labor reproductora del presente ciclo sacando adelante sus polluelos; cuando todo eso sucede en nuestro entorno, resulta todo un regalo especial para los sentidos el adentrarse sin prisa durante un amplio espacio de tiempo por entre estas sendas y lugares mil, huyendo del habitual y tenaz ruido que envuelve el centro de la ciudad.
 
Todo un lujo, en nuestra ciudad en concreto, una tarde de este mayo, que ya apunta hacia una marcada bonanza climática a lo largo de sus muchas horas de luz, dirigir nuestros pasos hacia los entornos de nuestro río Carrión y, tras extasiarnos algunos minutos viendo correr mansamente sus aguas, pensando en miles de historias, pasear con calma por algunos tramos de sus riberas, dejando huir nuestro pensamiento mientras nuestra vista se embelesa con la contemplación de la variopinta vegetación que le rodea y envuelve en esos tramos de su recorrido, no importando demasiado el lugar en el que le comencemos.
 
Tomando a continuación uno cualquiera de los puentes o pasarelas que comunican una y otra parte de la ciudad, para adentrarnos con mayor profundidad todavía en unos paisajes totalmente de ensueño, donde la amplia y espesa flora va cambiando de color y de aspecto a cada paso, dándonos la oportunidad de poder dejar por momentos la ciudad con sus ruidos, sus prisas y su aire un tanto contaminado a nuestras espaldas.
 
Y, según la dirección que tomemos campo adelante, entremezclándose la exuberante vegetación del camino con las tierras de labor, que nos van mostrando ya su nacencia y su disposición para una positiva continuación en el crecimiento andando los días.  Salpicado todo ello por los cantos de pájaros de diferentes especies, que parecen darnos la bienvenida al adentrarnos en sus posesiones.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 23/05/2018)
 
 
 
 
 
 


miércoles, 16 de mayo de 2018

Seguimos caminando



 encontrando algún tipo de consuelo al poner el pensamiento en dirección a los pocos días que ya nos faltarán para esa pausa tan buscada...


Burla burlando, y tras dejar inaugurada y abierta para seis meses, a propios y foráneos, la Exposición de las Edades del Hombre de Aguilar de Campoo –todo un lujo y una noticia de enorme calado para la comarca-,  avanza mayo a toda velocidad –ya por su mitad-, camino del siguiente mes en el calendario: junio. 
 

Donde, entre otras cosas, aparte de progresar en el desarrollo de los acontecimientos que vayan acaeciendo en el día a día –algunos seguramente heredados de los surgidos estos días que ahora vivimos-, percibiremos cómo el personal andará de preparativos claros de acá para allá - el que más y el que menos-, cara a las esperadas vacaciones de verano, tan hondamente deseadas a medida que van llegando estas fechas; porque las sentimos tan cercanas, que hasta parecen alcanzarse casi con la mano, al menos en el pensamiento.
 

Claro que, para que se hagan realidad, esto es, presentes entre nosotros de manera efectiva, los considerados como meses fuertes y por excelencia del verano: julio y agosto, aún le queda al fenómeno vacacional algunos días anteriores –bastantes más bien- que echarse al coleto –con el debido respeto-; aunque serán vistos y no vistos.
 

Días, algunos de ellos, que vendrán cargados de dificultades propias y habituales del acontecer diario, en tanto que otros nos propicien algún problema o problemas sobrevenidos, exigiendo por nuestra parte una mayor dedicación a ellos cara a su resolución efectiva.
 

Y en ese intento por resolverlos, abogaremos en más de un momento porque el tiempo sea nuestro aliado. Y así, apoyaremos el que el día acabe y, tras esperar la noche para el debido descanso, amaneceremos en el nuevo día con la ilusión de que algunos de estos problemas se hayan resuelto por sí mismos tras la intervención de una mano invisible y oportuna; o se encuentren en vías de hacerlo con alguna que otra ayuda.  
 

Y, si acaso, encontrando algún tipo de consuelo al poner el pensamiento apuntando, o en dirección a los pocos días que ya nos faltarán para esa pausa tan buscada de las vacaciones de verano; cuando todo a nuestro alrededor se transforma en otra realidad bien diferente.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 16/05/2018)

 

 

 

miércoles, 9 de mayo de 2018

Y llegó la fecha...




será mañana 10 de mayo cuando Aguilar esté de fiesta grande...



Parecía que tardaría en llegar esta fecha, cuando allá en noviembre del pasado año se comenzaba a hablar de ella y se le ponía título a la Exposición, cartel promocional incluido.
 

Así se veían las cosas en aquellos días y así se ven ahora en este nueve de mayo, cuando estamos justo en la víspera de la inauguración de la Exposición de las Edades del Hombre que, como todos conocemos, este año en su XXIII edición, tendrá lugar en la localidad de Aguilar de Campoo bajo el título de ‘Mons Dei’.
 

Porque, en efecto, será mañana 10 de mayo cuando Aguilar esté de fiesta grande y se vista toda la población de gala para asistir a la inauguración de un acontecimiento de tanto calado en cuanto a lo artístico, y tan importante para el turismo y la economía de la Comarca, tanto durante el tiempo de la Muestra, como con posterioridad –así se espera, al menos-.
 

Y ello, por la gran cantidad de visitantes que, sin duda, convocará, bajo el lema elegido este año de ‘Montaña de Dios’; y que extenderá las visitas a esta villa palentina hasta finales de noviembre.
 

Un amplio período de tiempo –seis meses, en principio-, será el que se dispondrá para poder contemplar esta magna exposición que se instalará en dos Sedes en la localidad: La Colegiata de San Miguel y la Iglesia de Santa Cecilia.
 

Y que, al estar enclavada la villa galletera de Aguilar en un extraordinario marco paisajístico, aparte de poder seguirse de cerca la temática de la exposición, tocando los aspectos de la fe, el arte y la cultura; la visita a la misma deparará, sin duda, algunas excursiones añadidas por los alrededores, habida cuenta de que nos encontramos en plena Montaña Palentina.
 

Claro que, hallándonos también en una zona donde proliferan una gran cantidad de templos de un excelso arte románico, no podía dejarse pasar la oportunidad de invitar a los visitantes de la Exposición a un encuentro con los mismos; nada más y nada menos que a través de siete rutas que se prevén poner en marcha coincidiendo con el final de la muestra de arte.
 

Un acontecimiento de una gran importancia, pues, éste que mañana tendrá como centro la localidad de Aguilar de Campoo.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 09/05/2018)
 
 
 

 

miércoles, 2 de mayo de 2018

Y llegó mayo




“Que por mayo era, por mayo..."

 

Bueno, pues como el que no quiere la cosa, henos ya aquí a las puertas mismas del mes de mayo –dos días del mismo llevamos transcurridos tan solo-.  Uno de los meses del año que, posiblemente, mejor “prensa” tenga entre el pueblo en general, y goce, por ello, de mayor número de adeptos.
 

Porque, uno escucha mayo y rápido le vienen a la mente los días luminosos y de brillante sol, las temperaturas ganando grados al termómetro cada día; los campos reverdecidos y llenos de flores, los árboles comenzando a rebrotar y florecer, los pájaros cantando más alegres si cabe tras los primeros conatos de luz de la mañana y con sus retoños a punto ya de abandonar los nidos…
 

Y a la par en el día a día, bajo el arco palpable de la primavera estallando por doquier, los pintores del paisaje y los poetas de lo lírico tratando de llevar al lienzo o al papel, con los pinceles los unos y con la pluma los otros, la realidad que sus ojos aprecian y que, tras traspasar su mente dejándoles la impronta del momento, y abandonarse a la compañía de sus musas, no pueden por menos que plasmar al exterior de ellos su visión del instante en vistosos y coloridos cuadros o elevadas y rítmicas composiciones poéticas, para la admiración y goce de los espectadores.
 

Que ya lo dijera en su día el poeta: “Que por mayo era, por mayo, cuando hace la calor…, cuando canta la calandria y le responde el ruiseñor…”
 

Y es que, en efecto, mayo tiene todo esto; y seguro que mucho más que se nos escapará así a bote pronto. Todo eso, en la esfera de lo anímico y espiritual, donde es capaz de alcanzar elevadas cumbres de expresividad ante la contemplación de las bellezas que se nos muestran a la vuelta de la esquina a cada instante.
 

Porque en el aspecto más terrenal y a pie de calle, lo que se nos presenta dista mucho de alcanzar ese grado de sublimación de la realidad que nos gustaría, y nos encontramos con más de lo mismo, magnificado en ocasiones, eso sí; pero para convertirlo en mucho más difícil de resolver, porque nunca dejamos de sorprendernos con ese más difícil todavía que nos encontramos cada día.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 02/05/2018)