miércoles, 18 de enero de 2017

CON ESTOS FRÍOS…

Foto(Internet)

...lo que procede es echarse al coleto un sabroso y humeante café con leche, que haga que se recupere el pulso, se recomponga el cuerpo y se vea el día de otra forma.
 


Con estos insistentes fríos tan de continuo –¡y los que vendrán!-, y las más que fuertes heladas nocturnas rondándonos las horas y los días, lo que se estila por estos lares es, abrigarse bien de la cabeza a los pies y tratar de buscar los lugares de la ciudad y alrededores donde, existiendo agua estancada, agua que fluye al exterior a través de fuentes o manantiales, o agua en movimiento muy mermado, estas constantes temperaturas en negativo han tomado protagonismo y han hecho de las suyas, dejándonos por acá huellas casi indelebles de su paso, al menos durante unos días.  Observando empero cómo los hielos cubren totalmente estos espacios donde, en tiempo reciente, el agua fluía sin ninguna cortapisa, y lo hacía hasta alegre y cantarín.  En cambio ahora, todo es silencio y friura en el ambiente.
 
Y así, si uno se acerca hasta, pongamos por caso la Dársena del Canal, puede observar la espesa capa de hielo que recubre su superficie, extendiéndose aguas adentro a lo largo del ramal del Canal que aquí desemboca.

 
E incluso el mismo río Carrión a su paso por la ciudad, en tramos donde la corriente de agua no es continua y en algunas de sus orillas entre juncos y otras hierbas de una considerable altura, se le puede ver con una capa importante de hielo.  Constatándose también que, aguas arriba, alguno de los pantanos que forman su cabecera, se muestra igualmente con sus aguas heladas.  Lo que nos puede dar una imagen gráfica de cómo se las gasta este año el invierno por estos lares. 
 
Claro que, a pesar de todo esto, es bueno recordar aquí aquello de que “quien no se consuela es porque no quiere”; porque tierras arriba y del otro lado de los Pirineos, la situación meteorológica es todavía mucho más grave y cruda que por aquí, infinitamente más… 
 

Pero regresando a nuestros límites capitalinos, para desengrasar a la vuelta de esta pequeña excursión ciudadana –más bien entonar el cuerpo-, lo que procede es echarse al coleto en alguno de los bares del recorrido, un sabroso y humeante café con leche, que haga que se recupere el pulso, se recomponga el cuerpo y se vea el día de otra forma; con los rayos de sol, además, penetrando por el ventanal de la cafetería en todo su esplendor.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 18/01/2017)
 
 
 
 
 

miércoles, 11 de enero de 2017

TIEMPO DE VUELTA

Foto (Internet)








Esto es, "cada mochuelo ha de volver a su olivo"…,
 
Tras haberse descorchado –vaya usted a saber si por imperativo legal en según qué casos- en muchos de nuestros hogares la penúltima de las botellas de champán que la ocasión demandaba -ésta de ahora con motivo de la fiesta de Reyes-, se darán por finiquitadas, es de suponer que dejando el pabellón bien alto, estas últimas celebraciones navideñas.  Que seguro serán de las mejores de nuestra vida, por aquello de que son las últimas vividas hasta el momento; aunque también puede que algún desdichado acontecimiento familiar las haya truncado y pasen a ser recordadas de una forma muy diferente.

En todo caso, la cuestión posterior estriba en que, al día siguiente –en esta ocasión el lunes-, todo el mundo en la práctica deberá volver a sus quehaceres habituales, sus duras realidades –mitigadas tal vez un tanto estos días por la fiesta-, su cotidianeidad ordinaria, sus continuas prisas de acá para allá...  Esto es, "cada mochuelo ha de volver a su olivo"…, salvando las lógicas distancias, claro.

Y para ayudar un tanto en esta vuelta a la realidad, por aquello de que en el aspecto monetario nuestros bolsillos quedaron seguramente un tanto mermados durante estas pasadas fechas, han llegado a nuestras vidas las clásicas y siempre muy bien recibidas rebajas de invierno, que cada temporada  parece que se nos muestran con unos precios más atractivos. Unas ofertas que, desde luego, son muy aplaudidas por el gran público, que sale a la calle en gran número en estas primeras fechas a la busca y captura de los mejores precios en las piezas de ropa que ya seleccionaron con anterioridad.

Que, ciertamente, mitigan un tanto este regreso a lo cotidiano, dotándolo de un cierto grado de calidez humana con el acercamiento entre las personas que, de manera general propician, dado su alto poder de convocatoria.


Mientras, en el exterior, el invierno sigue irrefrenable su camino, trayéndonos fríos, nieblas espesas y frías que se prolongan con los días; temperaturas muchos grados bajo cero y aguas heladas en estanques, canales y lagos. Lo que está haciendo que las ropas de abrigo añadidas, tipo viseras, gorras, gorros, bufandas, guantes y demás artículos de este tipo, proliferen en estos días.  Y haya sido, a la postre, un regalo muy socorrido en estas fechas para muchas personas; pero práctico y útil a más no poder. Que de eso se trata, también.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 11/01/2017)
 
 

miércoles, 4 de enero de 2017

EL PRIMERO DEL AÑO



...cuando apenas queramos darnos cuenta, estaremos ya a la mitad del año y camino de la segunda parte del mismo.
 
 
Bueno, pues resulta que estamos una vez más en el inicio de un nuevo año. Y por ello, este artículo será, a la postre, el primero de la serie; de los que irán saliendo a la luz, uno a uno miércoles a miércoles, a medida que vayan pasando los días, las semanas y los meses, y vayan cayendo por igual las hojas del calendario.

Que lo harán, aunque ahora veamos que son muchas, se encuentran todas bien juntas arriba del almanaque y, sumadas, acumulan un número grande de días; nada más y nada menos que 365, menos los cuatro ya transcurridos.

Pero que, cuando apenas queramos darnos cuenta, estaremos ya a la mitad del año y camino de la segunda parte del mismo, que llegará en un periquete, como aquel que dice.

El caso es que irán cayendo los días uno a uno y con una extraordinaria rapidez. Estos primeros, puede que de una forma más lenta, si acaso; pero que cuando comiencen a coger carrerilla -como dice la grey infantil-, esto ya no habrá quién lo pare.

Y claro, comienza un nuevo año, estamos en enero y venimos de pasar una serie de festividades donde, desde muchos aspectos, se intenta primar la celebración gastronómica. Por lo que el saber popular ha aportado también aquí su particular granito de arena a efectos del cómputo de kilos en demasía que nos echamos a la espalda en estos días.

Y para aquellos que tienen a bien cuidar especialmente de su cuerpo, que han visto que en estas fechas se les han arrimado algunos kilos de más; aprovechando que es el comienzo del año y resucitando una vieja idea del pasado de ponerse a dieta, siempre descartada, lamentablemente, una vez pasado enero, se ha extendido por aquí y por allá una especie de refrán muy cortito que dice que “hasta bien avanzado enero, no cuentan las calorías”.

Así que, como quiera que enero no ha hecho apenas más que comenzar con tan sólo cuatro días de vida, nos quedan algunos días todavía de generosidad culinaria y de holganza casera, antes de retomar, esta vez se supone que la cosa sí va a ir en serio de una vez por todas, la dieta que, al cabo de su tratamiento, nos dejará hechos unos “adonis” llenos de belleza y seducción a partes iguales.

De modo que, si el resultado se nos antoja positivo a todas luces, las acciones por nuestra parte en su búsqueda, no deben demorarse sin fecha a corto plazo.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 04/01/2017)
 
 

sábado, 31 de diciembre de 2016

¡FELIZ AÑO 2017!

Foto (Internet)
 
 
 
 
Que las 12 CAMPANADAS resuenen en tu ALMA, trayendo
 NUEVAS ENERGÍAS para alcanzar tus SUEÑOS en el
NUEVO AÑO.
 
Y que en él reinen LA PAZ, la ALEGRÍA y la SONRISA sin fin.

¡¡¡Muy FELIZ AÑO 2017!!!
 


 
 
 


martes, 27 de diciembre de 2016

BALANCES Y DECIRES

Foto (Internet)

¡Adiós 2016!. ¡Bienvenido 2017!
 
El año que vivimos tan intensamente –tanto como quisimos o cuanto nos dejaron-, como ha sido éste, está dando ya las últimas bocanadas y, a todas luces, camina sin remisión hacia su final en la noche mágica del 31 de diciembre, al cabo de tan sólo unos días de nada.

Y es que uno mira por un momento el calendario hacia atrás, ve una a una las hojas de cada uno de los meses transcurridos, se detiene unos instantes para asimilar el monto de días que esas hojas representaron, y le parece casi imposible el hecho de que podamos estar ya a punto de finiquitar el año; si era “ayer, tan sólo ayer” –como dice la canción-, cuando estábamos dando la bienvenida al nuevo y brindando por sus días.

Pero no, no se líen la manta a la cabeza pensando que eso no es posible, que quizás les estoy gastando una especie de inocentada –nunca mejor dicho para aplicarla al día 28-; porque la historia es tan real y cierta como, por ejemplo, que ya estamos en invierno, por poner algo evidente y que sentimos cada uno de nosotros en nuestras propias carnes.  Que, qué bien nos vendría ahora el poder disponer de algunos de los muchos grados de temperatura sobrantes que rechazábamos en el verano, que los íbamos a administrar bien.

El caso es que llegando cada año estas fechas, el que más y el que menos de los de por aquí, aprovechando algún tiempo ocioso y que el Carrión pasa por Palencia, echará un somero vistazo de abajo hacia arriba o de arriba hacia abajo –que el orden de la prelación en este caso no alterará el producto final-, y se hará su pequeña composición de lugar, su balance particular, viajando en el tiempo desde la situación con la que partió y se manejó desde enero hasta la que ahora, al acabar el año, le es dado llevar o portar sobre sus hombros.
 
La cuestión no parece demasiado difícil así a primera vista, contando con que cada uno ha ido viviendo el día a día –seguro que con intensidad, con toda la intensidad que le era posible- y sabe los logros conseguidos y las metas alcanzadas. De tal suerte que, en cada caso, la balanza se inclinará hacia un lado diferente y los resultados del balance final variarán, por supuesto.  De eso se trata, de que cada uno sepa dónde se encuentra con respecto a sus aspiraciones o metas autopropuestas, y pueda mejorar en las iniciales o proponerse otras, una vez logradas las anteriores.
 
En cualquier caso, que el año próximo les sea propicio a todos ustedes. ¡Feliz Año 2017!.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 26/12/2016)
 
 

viernes, 23 de diciembre de 2016

¡FELIZ NAVIDAD!

 

Feliz

Navidad 

y Año 2017



 
Que en estas Fiestas, la magia sea tu mejor traje, tu SONRISA el mejor regalo, y tu FELICIDAD mi mejor deseo. ¡¡FELIZ NAVIDAD!!
 
 
 
 
 


miércoles, 21 de diciembre de 2016

¡SUERTE Y SALUD!


Foto (Internet)


...Donde la escena se completaba en torno a una mesa y atentos al aparato de radio o a la pantalla del televisor 
 
Por las fechas en las que estamos, hoy casi que no queda otra que hablar, en este caso escribir, sobre el tradicional sorteo de la lotería de Navidad, que tenemos ya a un día vista. Y también, de su recuerdo como día de la salud ampliamente extendido.
 
Y es que, llegado ese día, pensamos en la lotería de Navidad y a todos se nos viene a la mente de pronto una tradicional y repetitiva cantinela, muy apegada al entorno familiar y a la televisión, que tiene como protagonistas a esos niños que parece que no crecieran nunca del Colegio de San Ildefonso, cantando los números y los premios del sorteo con un particular soniquete que, en su momento, era el único que en tal señalada fecha se escuchaba en las casas. 

Donde la escena se completaba en torno a una mesa con las papeletas de los números que se jugaban extendidas sobre ella, y atentos al aparato de radio –en los primeros momentos-, o a la pantalla del televisor, más modernamente; y esperando escuchar cantar a los niños el premio correspondiente al “gordo” del sorteo, por si la suerte tuviese a bien ponerse de nuestro lado.

De un tiempo para acá y merced a Internet y a los avances de la técnica y de las comunicaciones interpersonales, el sorteo ya no es tan seguido por la televisión minuto a minuto, aunque tenga todavía sus partidarios; sino que en un momento determinado de la jornada y a golpe de ratón de ordenador o incluso desde nuestro teléfono móvil, uno puede conocer en el acto si su número fue premiado y la cantidad exacta del premio.

Anécdotas relacionadas con este sorteo, las hay a montones y para todos los gustos; muchas de las cuales se encargan los propios agraciados de sacarlas a colación cuando se les acerca la televisión, que ese día llega hasta el último rincón del país donde un premio importante del sorteo recala.

Pero circunscribiéndonos a nuestro ámbito local y provincial, también encontramos un amplio catálogo de ellas. Algunas marcadas por la irregularidad y el engaño buscados en beneficio propio, intentando vender más participaciones de las que corresponderían a los décimos adquiridos. Timo éste, en concreto, que hace algunos años tuvo nombre y apellidos y que puso a nuestra provincia en el candelero nacional en tan señalada fecha. Así como otras relacionadas con participaciones que, si bien siempre se compartían, resultó que el año en el que el número fue premiado, no se había hecho esa partición… De todas formas, ¡Suerte y Salud!.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 21/12/2016)