jueves, 20 de julio de 2017

La “cacería”





Dentro de unos días, el martes próximo en concreto, coincidiendo con la festividad de Santiago Apóstol, a la sazón patrón de España y, por supuesto de Galicia; y aunque para los palentinos –como tampoco para el resto de los castellanoleoneses- no sea día de fiesta en toda regla, por aquello del vuelco experimentado desde hace unos años ya en la determinación del calendario laboral nacional; sin embargo, este 25 de julio sigue guardando todavía algo del sabor especial que tuvo en nuestro ámbito local.  Y es el que le proporciona el tradicional concierto que para todos los palentinos protagoniza ese día en concreto nuestra querida Banda Municipal de Música.

Y ello como consecuencia de su inclusión en el mismo de una pieza musical enormemente popular en nuestra tierra, cual es la que lleva por título “La Cacería”; que resulta ser toda una descripción músico festiva del momento en el que se inicia una cacería en toda regla y perfectamente organizada.

Y justo estos días previos a la misma, me la ha recordado el hecho de que la Banda ande buscando voces de niños para participar en el coro que interpreta el popular estribillo que acompaña a esta pieza musical.  Es el famoso “Alerta cazador, la trompa suena ya; alerta cazador, marchemos a cazar…”. O el “marchemos, marchemos, marchemos, marchemos a cazar…”, cantados con especial alegría por este coro de niños que acompaña a la Banda en el escenario; junto a varios cazadores que hacen sonar sus escopetas en el momento culmen de la cacería y a todo galope; haciendo la composición enormemente descriptiva y cuasi real, como si estuviésemos asistiendo realmente a una cacería en toda regla en plena campiña castellana.

Composición musical que, desde su estreno en nuestra ciudad, hace ya un buen puñado de años, continúa siendo muy querida y aplaudida por el mucho público que asiste a escuchara; que siempre hace lo posible para que la pieza tenga que ser interpretada por segunda vez por la Banda, con el general contento del personal, que asiste expectante a su escenificación en el bello marco últimamente descubierto de la Plaza de San Francisco, espacio urbano lleno de encanto y sonoridad acústica.
 
(Publicado en el periódico "Diario Palentino" el 19/07/2017)
 

 

 

 

Un verano muy cultural





 
 
Que no sea por falta de música para escuchar o bailar, y de actos culturales de distinto signo este verano -ha debido pensar el Consistorio capitalino…-, el motivo por el que los palentinos no tengamos la oportunidad de divertirnos, o no podamos encontrar un porqué más para quedarnos en la capital o en sus alrededores durante estos meses de canícula.

Y es que en tal sentido, cabe pensar que ha querido manifestarse nuestro ayuntamiento convocándonos al atardecer de los días de este verano a llenar las diferentes plazas de la ciudad donde tendrán lugar estos actos culturales por él preparados, cuando en fechas pasadas se hiciera público el amplio y variado programa de actividades que, bajo el emblemático y significativo lema de “Hagan plaza, cultura en la calle”,  tendrán a los palentinos y a los que se decidan a pasar estos meses de verano por aquí, pendientes de las fechas y los lugares urbanos donde se llevarán a cabo estos espectáculos.

Que, en esencia, como ya queda dicho, serán espacios que se corresponderán con una plaza o rincón urbano típico de la capital, por todos conocido, que reuniendo unas determinadas características mínimas, será el lugar de la ciudad que en esa jornada goce del protagonismo urbano por parte de los vecinos.  Y así cada nueva jornada de este estío palentino, cuando al atardecer el calor del sol merme y nos invite a salir a la calle que, de esta guisa, tendremos un motivo más para hacerlo.

Pero la cosa no queda ahí en este verano, porque lo que en la capital ha hecho el Consistorio, en la provincia lo ha llevado a cabo la Diputación Provincial, que ha programado también un variopinto programa de actividades culturales de todo tipo en muy diversas localidades.  Y que se muestra también bajo un representativo título y lema, “Espiga cultural”, donde se va desgranando acto por acto y localidad por localidad toda esta amplia programación.

Con lo que, al final, puede decirse que tanto la capital como la provincia, de norte a sur y de este a oeste, están convocadas en estos meses a un sin fin casi de actividades para todos los gustos; para que el verano transcurra de una manera mucho más placentera.
 
(Publicado en el periódico "Diario Palentino" el 12/07/2017)
 
 
 

 

 

  

  

 

miércoles, 5 de julio de 2017

Un libro y un motivo



...libro que llega hasta nosotros escrito por la mano docta y entendida del doctor Antonio Terán Prieto...

 
Dice una vieja canción, que a algunos de nosotros puede que nos suene ya con un cierto sabor a rancio, que “veinte años no es nada”. Y, si le sumásemos cinco más, pudiéramos decir también que “veinticinco años no es nada”?.  Pues puede que sea así o puede que no. Pero lo que sí es cierto, es que veinticinco años sí representan toda una vida, cuando de valorar la existencia de una institución, una empresa, una determinada obra social, fundación…, se trata en esencia.

 

Y viene a cuento esta reflexión porque días pasados asistí a la presentación en Palencia de un libro que relata la presencia –desde su creación hasta el momento actual, esos veinticinco años que antes decía- del “Centro Doctor Pampuri” de los Hermanos de San Juan de Dios en Palencia, que como todos los palentinos saben, se dedica a la curación y desintoxicación de los pacientes drogodependientes.

 
Y libro que llega hasta nosotros escrito por la mano docta y entendida del doctor Antonio Terán Prieto, psiquiatra fundador de dicho centro, director-coordinador del mismo y, a la sazón, primo de quien esto escribe.

 
Y la verdad que fue muy emocionante estar presente en este acto, por una doble vertiente.  Por la preparación, profesionalidad y bien hacer en la materia que le asiste a su autor, de una parte; y, por otra, por esa relación de familiar directo que me une a él.
 

Y es que fue un placer, realmente, asistir a la narración con auténtica pasión por parte de alguien que disfruta con lo que hace, como es en este caso el doctor Terán, que nos fue introduciendo por los entresijos que fundamentaron el libro, los porqués del mismo y la gestación de la idea y su desarrollo posterior a lo largo de los diferentes capítulos.
 

Un libro que, partiendo de la situación que se vivía en una época concreta de nuestra reciente existencia, nos va narrando cómo, atendiendo a una necesidad evidente de la sociedad de aquel momento en este aspecto de la drogadicción, hizo que el “Centro Doctor Pampuri” surgiese desde la nada y caminase con total efectividad al lado de los palentinos durante estos últimos veinticinco años, en el mundo de la atención a los drogodependientes en concreto.  Y al que, desde estas páginas de “Diario Palentino”, auguramos todos una larga vida.   

  
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 05/07/2017)